domingo, 19 de agosto de 2018

Hacia el Norte




Volvemos sobre nuestros pasos hacia el Norte.



Entre tanto hubo una buena tormenta con ráfagas de 50 nudos, a mi me despertó a la fuerza a las 08:00 en Vlikho Bay y a los chicos de la Petite Marie les pilló en la pequeña isla de Atokos

En Vlikho Bay a pesar de la sensación de resguardo que da, mas de una vez se ha montado una buena, casi siempre a finales de verano o en invierno.
En Septiembre de 2011 pasó por aquí un huracán que lo arrasó todo. A veces llega a haber vientos de fuerza 11. Imagino que tendrá que ver el que sea prácticamente un lago rodeado por altas montañas.



Tras dos días en esta bahía volvemos a cruzar el canal de Lefkas, esta vez fué un poco estresante porque pensábamos cruzarlo cuando abriesen el puente a las 13:00, (lo abren cada hora para los barcos) pero finalmente nos decidimos a intentar cruzarlo a las 12:00 ya que teníamos tiempo de sobra. La Petite Marie me sacaba media milla de ventaja y Marcos me convenció por la radio de que me daba tiempo, de modo que pongo "avante a toda" y a mas de 7 nudos "como alma que lleva el diablo" me recorrí la mitad del canal. Al final conseguí cruzar, el último de todos los barcos en ambos sentidos.

Y llegamos a Preveza a la hora de comer.




19/08/2017


Y hoy para Vonitsa, no podemos dejar pasar la oportunidad de volver a comer unos souvlakis en la Taberna de Vaso.
En camino por la mañana temprano, ¡extraordinaria travesía casi íntegra a vela






La puesta de sol den Kukuvitsa





martes, 14 de agosto de 2018

Petalas - Vlikho

Hoy dejo mi querido fondeo de Petalas. La verdad es que ya tenía ganas de navegar y no me vendría mal hacer una pequeña compra. Después de comprobar la meteorología y ver que tendré viento del Oeste pongo rumbo al Norte. Mi intención inicial era llegar a una bahía situada al Este de la salida del canal de Lefkas (parte Sur), al lado de Palairos, Ormos Varko.

Nada mas salir de Petalas ya tengo un viento de ceñida de poco mas que 5 nudos que hace navegar a Regina a una velocidad de 3 nudos, sin embargo, cuando todavía faltan unas millas para doblar la parte mas meridional de la isla de Kastos me quedo sin viento y tengo que poner el motor, pero nada mas llegar a Kastos ya sopla de nuevo, esta vez acaban estableciéndose unos 18 nudos "a un descuartelar" de mi rumbo. Normalmente con 15 nudos suelo tomar un rizo en la mayor pero esta vez, como no parecía que fuese a subir mas el viento continué con toda la vela aunque iba un poquito pasado. Finalmemte fue rolando el viento hasta terminar "a un largo" para acabarse totalmente pasado el norte de Meganissi.

Es curioso lo fácil que se acostumbra uno a la velocidad..., después de estar un buen rato haciendo puntas de casi 8nudos llegó un momento en el que me pareció haberme quedado sin viento, de modo que me pongo a blasfemar y decir toda clase de improperios, hasta que miro el plotter y todavía llevaba una velocidad de 6 nudos, ja,ja,ja

A 4 millas del destino cambíé el rumbo poniendo proa a la bahía de Vlikho por un pequeño problema mecánico. En Vlikho se puede encontrar casi cualquier repuesto.












Rozando el islote











martes, 7 de agosto de 2018

Kyillini - Zakinthos - Petalas


Parece que en Agosto hay pocos lugares donde uno pueda escapar de las aglomeraciones propias del verano, incluso aquí en Grecia se hace bastante difícil.

Tras haber cumplido nuestro objetivo de visitar Olympia regresamos a Zakinthos. Con este calorazo necesitamos un fondeo para bañarnos. 

En Micronisi ya habíamos estado varios días, en uno de los cuales entraba una ola del norte bastante incómoda, pero este último día colmó mi paciencia.
 Aunque siempre procuro buscar fondeos donde pasar una noche tranquila, este no cumple con la norma, a pesar de que no iba a hacer viento, bastante mas al norte, al este de Kefalonia empezaron a soplar de madrugada 15 nudos y se formó una ola de 1 metro llegando a Micronisi, de modo que nos despertamos a las 2 de la mañana con un bamboleo importante que duró varias horas, pero no fue todo..., al día siguiente por la mañana comenzó a entrar de nuevo la maldita ola. Aunque tenía pensado esperar a medio día para zarpar le dije a Marcos que no aguantaba mas y que me marchaba, de modo que a eso de las 11:00 levanté el fondeo. Ellos se quedaron otro día porque iban a visitar Zante.



Dejando Kyllini







Yo puse rumbo a uno de mis fondeos preferidos, Petalas.

Rumbo a Petalas...

Varias veces durante la travesía pude ver grandes bancos de atunes comiendo, saltaban fuera del agua y estaban rodeados de gaviotas, a pesar de llevar el curri con mi pulpito no conseguí cobrar ninguna pieza.







De las 35 milllas que me separaban del destino, navegué las primeras 15 a vela-motor, pero mas o menos a la hora de comer ya tenía viento para ir a unos 3 nudos y poder apagar la máquina

Las siguiente 10 millas, a una velocidad de 3 nudos, y con un mar plano fueron un auténtico placer.







Y finalmente las últimas diez con un viento a un "descuartelar" propulsaron a Regina directa hasta el fondeo a toda velocidad, ni siquiera arranqué el motor para largar el ancla. Como recibimiento vinieron a verme unos delfines